Paraguay

Pérdidas y Ganancias

May 27, 2020

Rodrigo es uno de los trabajadores locales que lidera el ministerio del centro de servicios para América Latina. Su equipo ha dirigido el centro de servicios durante casi un año, proporcionando apoyo técnico para la zona. El propósito del centro es generar una mayor capacidad para las áreas en el ministerio que puedan carecer de mano de obra, como seguimiento de bases de datos, personal y funciones financieras. Rodrigo señaló que, aunque su equipo siempre ha trabajado en línea, no estar trabajando juntos en la misma sala ha sido un reto para ellos. El incremento en la demanda de servicios de Internet ha hecho que algunos trabajadores tengan que luchar contra la inestabilidad de la señal, lo que aumenta aún más sus frustraciones. Para afrontarlo se reúnen virtualmente cada semana para mantenerse conectados y alentarse unos a otros.

A pesar de estos desafíos, Rodrigo expresó que puede ver cómo Dios los está bendiciendo y que tienen mucho que agradecer. “Algunos trabajadores que vivían lejos de su hogar están de vuelta con su familia. Es una bendición para ellos poder dedicar tanto tiempo de calidad a sus seres queridos", señaló. Rodrigo también ve la bendición de poder pasar más tiempo con Dios y descansar durante la cuarentena.

Los integrantes del equipo de Paraguay no sólo sirven en el ministerio a tiempo completo, sino que también tienen trabajos seculares o todavía están en la universidad. Su apoyo financiero proviene en parte de sus puestos de trabajo, que actualmente se ven afectados por el coronavirus. Para Rodrigo, su trabajo virtual de prestación de servicios que ayudan a las empresas a mejorar su presencia en línea se vio afectado. “Recientemente perdí un contrato comercial muy importante, porque muchas empresas están reduciendo su personal debido a la inestabilidad financiera global”, dijo Rodrigo.

Aunque ha perdido cierta estabilidad financiera, Rodrigo sigue agradecido ya que sus otros contratos de negocios permanecen intactos. Otros miembros del equipo también están viendo la provisión de Dios. “Uno de mis compañeros de trabajo posee una tienda de zapatos que ha estado cerrada durante semanas debido a la cuarentena. Sin embargo, agradecen a Dios porque les proporciona un ingreso a través de otras vías”, explicó.

La prohibición de los actos públicos y de las reuniones ha provocado una disminución en el apoyo financiero al líder de campo que maneja un negocio fotográfico; pero, por otra parte, otro miembro del equipo sigue aportando ingresos constantes de su negocio agrícola. Mientras los miembros del equipo ven pérdidas y ganancias en sus finanzas y relaciones, continúan comprometidos en el servicio a Dios a pesar de las circunstancias.

"En este momento oramos para acercarnos a Dios, porque sabemos que Él todavía está en control. Tenemos un papel que desempeñar en nuestra sociedad durante estos tiempos peculiares y buscamos que Dios nos lo muestre", dijo Rodrigo.