Ships

Una Visión Que Se Hace Realidad: La historia del ministerio de los barcos de OM

May 07, 2019

George Verwer apiló cajas de libros y suministros en la parte trasera de una vieja y maltrecha camioneta que formaba parte de convoy de OM que salía de Europa con destino a India. Seguramente que, para George, desbordante de energía y fervor por el ministerio, el arduo viaje de dos meses, en donde poco había para hacer fuera de sentarse o recostarse a esperar, deben haber sido agobiantes.

Al intentar redimir el tiempo en su mente, una idea comenzó a formarse. Estos tediosos viajes de dos meses eran una enorme pérdida de tiempo. Se preguntó: ¿y si lo hacemos en avión? ¡Piensen cuántos tratados se pueden comprar con un solo boleto de avión! Tenía que haber otra forma.

Unos meses más tarde, cuando George estaba de vuelta en Inglaterra, se le ocurrió la idea de utilizar un barco para llevar el Evangelio. Hizo una animada presentación sobe el dinero que se podría ahorrar en el transporte de personas y de bienes entre Inglaterra y Europa continental o hasta la India. Otros líderes de OM presentes en aquella habitación hicieron toda clase de propuestas al respecto, barajando las ideas más ocurrentes o ridículas hasta las alternativas más serias. Pero la realidad es que ellos tenían entre 20 y 30 años y que ninguno de ellos sabía nada sobre los barcos. Ni tampoco tenían el dinero para una empresa de tal envergadura. Aun así, George no podía quitarse la idea de la cabeza. Cada vez que predicaba en una iglesia hablaba de su visión a la congregación y constantemente les pedía que la tuviesen en sus oraciones.

Pasó un año. Luego, pasó otro. Y las respuestas comenzaron a oírse. Algunas de ellas contenían palabras fuertes e inmensamente negativas. Una, sin embargo, vino de parte de un capitán británico cuya presencia dio peso a las suplicas de George cuando juntos presentaron su visión en varias reuniones cristianas.  

La búsqueda de un barco que se ajustase al singular ministerio de OM comenzó. Ininterrumpidamente, profesionales navales se postularon como voluntarios para un barco que aún no existía: desde un jefe de máquinas australiano hasta un primer oficial noruego que había conocido al Señor hacía apenas un año atrás, e incluso un oficial de cubierta que ni siquiera era cristiano cuando comenzaron a orar por el proyecto. En sentido figurado, para 1970, ¡el barco tenía quince tripulantes profesionales de diez países distintos!

Y entonces vino el impacto: Luego de mucha oración, el capitán británico sintió que, si iba servir al mando del barco, debía poner una fecha tope. Si Dios proveía el barco antes de fin de agosto de 1970, seguiría en el proyecto; de lo contrario, se retiraría. En septiembre de 1970, se llevó a cabo la conferencia anual de obreros de OM en una fría y ventosa fábrica abandona de un suburbio de Londres. Una mañana, George salió saltando de la habitación que hacía las veces de oficina gritando: «¡Está disponible! ¡El Umanak está disponible!».

El Umanak era un navío danés que los líderes de OM habían acordado adquirir, por el cual una empresa nigeriana hizo una oferta más alta. El trato se había caído y el barco estaba nuevamente en disponible en el mercado. Dios proveyó los fondos necesarios para completar la transacción.

Luego de establecer como fecha tope el mes de agosto, el capitán británico reconsideraría su voluntariado, ya que consideraba que era la voluntad de Dios que se retirase del proyecto. Hasta entonces había jugado un papel muy importante en el proyecto, pero nunca había tripulado el barco. El rol de capitán había sido delegado al primer oficial noruego.

OM llamó a la nueva embarcación Logos, que en griego significa "palabra escrita". Es un término que en la Biblia se utiliza para nombrar a Jesucristo.

El hallazgo sigue a la fe

El 26 de febrero de 1971, el Logos zarpó de Londres en su viaje inaugural con destino a India. En su trayecto por la costa occidental de África, se detuvo en varios puertos para recargar combustible, agua y alimentos. Esto abrió la posibilidad de pasar una o dos semanas en cada puerto para que los obreros de OM desembarcasen y repartiesen volantes, hiciesen recorrida puerta a puerta, llevasen adelante eventos evangelísticos a cielo abierto o visitasen iglesias, escuelas o fuesen a cualquier lugar que fuese oportuno para hacer una reunión. Abordo del barco, había una pequeña exposición de libros y una habitación en la que se realizaban encuentros de líderes cristianos.

Una mañana en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, un miembro del equipo de OM estaba de camino al barco luego de una reunión en una iglesia y se sorprendió al ver que en el puerto se había formado una larga fila de gente que ingresaba al Logos. ¿Qué es lo que pasaba? Los lugareños habían venido a visitar el barco después de la iglesia. Ese día, la exposición de libros registró una venta de más de £600.

Por primera vez, todos los gastos del Logos pudieron cubrirse con la venta de los libros antes que el barco zarpase nuevamente.

Así nació una gran idea: La tripulación podía desembarcar para llevar adelante el ministerio, pero el barco en sí podía ser utilizado como atracción, una plataforma para el ministerio, en la que se ofrecerían libros, tours, conferencias e interacciones con los tripulantes.

Y así fue. En los meses que siguieron, largas hileras de personas comenzaron a formar parte del paisaje que rodeaba al barco. La visión original de transportar voluntarios y provisiones de OM fue absorbida por una visión aún más grande: un barco que viajase de puerto en puerto alrededor del mundo, llevando el mensaje de esperanza de Jesucristo y copias de Su Palabra a cada nación de todo trasfondo político y religioso.

El ministerio del barco de OM comenzó.


Desde 1970, el ministerio del barco de OM ha:

  • utilizado cuatro barcos distintos,
  • dado la bienvenida a más de 45 millones de personas abordo,
  • distribuido más de 70 millones de porciones bíblicas,
  • visitado más de 150 países y 1470 puertos,
  • capacitado a más de 10 000 tripulantes y miembros del personal barco para la vida y el servicio,
  • establecido alianzas con más de 60 000 iglesias,
  • hospedado a más de seis millones de personas en eventos desarrollados abordo del barco,
  • dado la bienvenida a más de 25 0000 niños que visitan el barco año tras año,
  • distribuido más de 38,5 millones de libros,
  • trabajado con más de 40 000 voluntarios locales,
  • y visto como millones de personas se acercan a Dios en fe.

En 1961, Elaine Rhoton trabajó junto a su marido, Dale, cuando él fue pionero del trabajo que OM realiza en Turquía. En 1967, cuando algunos inconvenientes con el visado pusieron fin al trabajo con los turcos, ellos comenzaron a llevar biblias y literatura cristiana a los creyentes que vivían en países comunistas. En 1975, luego de dejar el trabajo en las ávidas manos de otros obreros, se avocaron al ministerio del barco y viajaron con sus hijos abordo del Doulos en 1978. Ellos aún colaboran con los barcos de OM.