El Salvador

Latinos en las Misiones: Es el tiempo de escribir Nuestra Historia

May 07, 2019

Cuando Raquel de El Salvador estaba en la Universidad, ella comenzó a estudiar japonés. A medida que ella estudiaba el idioma, ella aprendía más sobre Japón y su gente. Luego, Dios puso en el corazón de Raquel el orar por la gente en Japón.

“Cuando estaba estudiando en la Universidad, comencé a estudiar japonés. Así fue que cuando comencé a estudiar el idioma supe más acerca de Japón y su gente. Desde entonces, Dios puso en mi corazón el orar por ellos, sin saber que años más tarde Él me llevaría a Japón.”

Este es el caso de *Raquel cuyo deseo fue aprender un nuevo idioma por diversión. Ella creció en una familia cristiana, pero no fue hasta que tuvo 18 años que ella recibió a Jesús como su Señor y Salvador. Cada año desde entonces ella ha ido creciendo en su fe; sirviendo en su iglesia durante 14 años antes que Dios confirmará su llamado a las Misiones Transculturales.

Dios ha llamado a Raquel a las misiones varias veces y de diferentes maneras.

Cuando ella era pequeña,  tuvo un sueño en el cual  vio una tierra lista para la cosecha. Cuando ella fue adolescente, vio un documental sobre Jim Elliot quien fue un misionero y un mártir, y sintió que algo se encendió en su corazón por las misiones, asi que comenzó a preguntarle a Dios donde servirlo.

Su hermano fue invitado a una cena organizada por OM El Salvador, pero como Él no pudo asistir Raquel fue en su lugar. Fue en esa cena que ella escuchó acerca de los no alcanzados por el evangelio en Guatemala, a lo cual ella más tarde iria, y pero no fue hasta que ella estubo allí que: “ Entendí qué era lo que debía hacer, y era continuar sirviéndolo y entrenándome para trabajar para Su Reino,” compartió Raquel.

En el 2016, años después de participar en diferentes grupos no alcanzados por el evangelio con OM, ella decidió unirse al programa de voluntarios de OM El Salvador y su viaje en hacer todo por fe había oficialmente comenzando.

Yendo a los menos alcanzados

El 2016 fue un año dificil para la familia de Raquel, pero en medio de la dificultad, Dios la sorprendió enviándole una invitación de su iglesia para ir a Indonesia a “LAUSANA”, una Conferencia de Liderazgo Juvenil. Ella aceptó la invitación, y le pidió a uno de los líderes de OM El Salvador orar por ella.

Ellos oraron y el Movilizador de OM compartió acerca de una oportunidad de servir en Japón a través  de un programa  denominado OCZ – Fuera de la Zona de Comodidad. Como ella iba a estar en Asia, ésta era una buena oportunidad para Raquel. Ella aceptó el desafío de ir a Japón por un período de tres semanas, y a Indonesia.

El proceso de caminar por fe comenzó, luego de más de dos meses de reunir las finanzas, y a pesar  que hubo situaciones difíciles a su alrededor, ella hizo todo por fe con el apoyo de Dios y de su iglesia.

Trabajando entre los menos alcanzados

Japón es un hermoso país con una gran necesidad del evangelio. Raquel estuvo allí unas tres semanas por OCZ, enseñando inglés a niños, jóvenes y adultos, como también evangelizando y compartiendo acerca de su país natal y su cultura.

“Fue un tiempo maravilloso de crecimiento personal y de mi fe. Dios me mostró su cuidado y provisión de muchas maneras. Sigo aún sorprendida por ello.” Raquel afirmó.

Dejando su trabajo como maestra de Inglés, ella decidió responder al llamado de Dios para ser una misionera y así poder movilizar a su iglesia a las misiones. Para lograrlo, ella se unió a OM El Salvador como una misionera a tiempo completo.

Actualmente, Raquel está entrenando y animando a otras personas a ir a los grupos menos alcanzados con el evangelio mientras ella sirve en OM El Salvador. Sus planes en el futuro es regresar a Japón y servir allí tiempo completo.

Raquel reflexionó, “Como Latinos probablemente podemos pensar que tenemos muchas limitaciones u obstáculos, que Dios no puede ocuparse. Las naciones están esperando el mensaje de esperanza, y podemos compartirlo. Debemos hacerlo tan pronto como sea posible. Es el tiempo de escribir nuestra historia.”

*Se cambió el nombre por seguridad.