Arabian Peninsula

Más que un recibo de sueldo

August 21, 2019

"Si observamos la Península Arábiga, veremos que hay cristianos [expatriados] que trabajan en muchas áreas en toda la región", dice Sasha*. Ella y su marido, Craig* son obreros de largo plazo que colaboran con OM y han vivido en un país anfitrión por diez años. Craig siempre ha trabajado a tiempo completo, mientras que Sasha ha alternado entre el trabajo y el cuidado de su familia.

El hecho de contar con un empleo en el mercado laboral hace que los obreros cristianos superen el desafío de dar cuenta de su presencia el país de acogida de manera creíble, al proporcionarles una razón legítima para estar en allí. El salario complementa (o suministra) los ingresos que los obreros necesitan, y trabajar con la población local les permite tener acceso a las comunidades menos alcanzadas.

Sin embargo, el hecho de recibir un salario de una empresa local no es suficiente.

"Podemos trabajar y ser útil en nuestro lugar de trabajo. Sin embargo, si nunca llegamos a contarles por qué somos diferentes, nunca llegarán a conocer. En esto radica la intencionalidad", nos explica Sasha. "La forma en que tomas tus decisiones, qué haces con tu tiempo, cómo oras, todo eso forma parte de ser intencional."

Los obreros deben estudiar su entorno de trabajo para saber cuán abiertamente pueden compartir el evangelio. Aun cuando algunos empleadores les exigen que se comprometan a no hablar de Cristo en el lugar de trabajo, a menudo hay formas sutiles de presentar las verdades bíblicas.

Craig, por ejemplo, publica un versículo bíblico de Proverbios en la pizarra de su oficina. "Él nunca hace comentarios al respecto, pero está ahí", dice Sasha. "Pero sus compañeros se acercan y hablan de ello, y se suelen dar conversaciones de carácter espiritual".

"Algunas de las preguntas que pueden ayudar a los musulmanes en su camino hacia Cristos son: '¿Por qué oras cinco veces al día? ¿Por qué sacrificas un cordero?'", dice Sasha. "Cuando logramos que la población local emprenda una búsqueda y cuestione sus creencias, ellos comenzarán a acercarse a la verdad."

Si bien los obreros aspiran a compartir el Evangelio completo con sus colegas locales, también vale la pena compartir con ellos historias breves o conceptos bíblicos. "Les he compartido I Corintios 13 como definición de amor", dice Sasha.

Al escuchar el pasaje, un estudiante universitario señaló: "Dada esa definición de amor, no creo que yo haya amado a nadie".

Más tarde, al hablar del matrimonio, el alumno le preguntó a Sasha cómo es que ella y Craig habían estado casados tanto tiempo. "Es porque seguimos el ejemplo de Cristo", respondió Sasha. "¿Esa definición de amor de la cual te hablé? En realidad es definición bíblica del amor ".

Hubo un tiempo en que Sasha y Craig no podían hablar de Jesús en su lugar de trabajo. Pero sí podrían entablar conversaciones sobre Él fuera de allí.

Por ejemplo, cuando una compañera de trabajo de Sasha debió ser operada, ella fue al hospital para visitar a la señora y orar por ella. Al cabo de unos días, Sasha regresó para ver cómo evolucionaba y la mujer le preguntó emocionada: "¿Recuerdas cuando oraste por mí en el hospital? No lo sabías, pero yo estaba orando contigo".

Le contó que cuando Sasha llegó, su familia no tenía dinero para pagar la cirugía. Pero luego de su visita, los problemas económicos se solucionaron. "Ella reconoció que era la respuesta a la oración que había hecho conmigo", señala Sasha.

"Puedo explicarte por qué tuviste una respuesta rápida a tu oración", le dijo Sasha. " Yo oré en el nombre de Jesús. La Biblia dice que se Él está a la diestra de Dios, e intercede por aquellos que piden. Tu oración fue junto con la mía directamente a Dios."

Recientemente,  un obrero de OM que lleva 11 años viviendo en el Golfo Pérsico llamado Denis* descubrió oportunidades interesantes para compartir el evangelio de forma intencional con sus colegas luego de cambiar de trabajo. Primero, comenzó un grupo de oración con otros creyentes que trabajan con él. Luego, le presentó principios bíblicos a su nuevo equipo.

Denis dijo a sus empleados: "Es importante decir la verdad con amor". Más adelante, uno de los hombres describió el efecto de esa verdad: "¡Lo puse en práctica y funcionó, así que ahora me lo he apropiado (a ese principio)!"

Denis también les habló de la idea de la integridad. ¿Creen que podemos ser un equipo íntegro?

"Estás poniendo la vara muy alta", respondieron sus colegas.

Al poco tiempo, uno de los empleados tuvo que hacerle una propuesta a un proveedor. Quería realzar la propuesta para hacerla más atractiva para el proveedor, pero Denis lo disuadió de mentir. Finalmente, el proveedor aceptó la propuesta y se mostró "muy agradecido por nuestra honestidad", nos cuenta Denis.

En el lugar de trabajo, " las personas guardan (en su corazón) las cosas pequeñas y éstas tienen un gran impacto", dice Denis. "Ves todas esas cosas que Dios está haciendo sin que nos demos cuenta."

*Los nombres han sido modificados por razones de seguridad

Nicole James viaja por el mundo y escribe para OM International. Le apasiona colaborar con los obreros en la comunicación de las formas en que Dios está obrando en todo el mundo.