Near East

La historia de una viuda

March 31, 2020

"Cuando nuestra iglesia canceló el evento del día de las madres debido a la cuarentena en todo el país, un miembro de mi iglesia me pidió que visitara a una viuda que planeaba asistir a nuestro evento", dijo Azim*.

Azim es un trabajador local en un país mayoritariamente musulmán que anunció una cuarentena doméstica en todo el país para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus.

Al visitar a la mujer, Azim encontró a otras 14 mujeres viudas, todas entre 60 y 75 años, en la misma aldea vecina con problemas similares de pocas finanzas y sin apoyo familiar. Como todas las tiendas - incluidos los supermercados - permanecerán cerradas durante la cuarentena de dos semanas, Azim y algunos de sus amigos reunieron dinero y pudieron proporcionar alimentos a ocho de las viudas.

"Estas viudas son mujeres de edad avanzada que no pueden arriesgarse a contraer el virus y no tienen suficiente dinero para comprar alimentos por un día, mucho menos por dos semanas", explicó Azim. Las viudas viven aisladas y experimentan un mayor temor durante estos tiempos de incertidumbre, especialmente porque sus familias y vecinos las abandonan. “Muchas de las viudas compartieron conmigo que están constantemente afligidas y deprimidas después de haber perdido a sus esposos. Se preguntan por qué sus hijos, por los cuales dieron su vida para criarlos, los abandonarían y no se preocuparían por ellas cuando más lo necesitan", dijo.

Azim admitió que aunque sabía que era común que las viudas en su país sufrieran abandono y pobreza, Dios trajo la severidad de esto ante sus ojos. "Dios nos mostró que debemos apoyar a estas viudas no solo durante este tiempo del coronavirus sino también a largo plazo". El encuentro lo ha inspirado a involucrar a su iglesia en el desarrollo de programas para suplir las necesidades sociales y financieras de las viudas. “Queremos ayudarlas a integrarse nuevamente a la sociedad y hacerlas sentir amadas y que no han sido olvidadas. Esta es una hermosa oportunidad para compartir el amor de Cristo con ellas de manera práctica”, señaló.

*Nombre cambiado